Salud Animal

¿Como alimentas a tu ganado Cebú?

En el trópico mexicano, predomina el sistema de producción de carne proveniente en un gran porcentaje de las razas cebuinas y de sus hibridaciones (Bos taurus x Bos indicus) utilizando como fuente principal únicamente los pastos con el mínimo empleo de henos y/o ensilajes como fuentes de alimentación alterna.

El uso de suplementos energéticos, como son los granos, las oleaginosas u otras formas como pueden ser los aceites, sebos, grasas, etc. aún no son el común denominador para ser usados por la mayoría de los ganaderos ubicados en regiones tropicales en México; más sin embargo, el uso de granos combinados con suplementos energéticos con bajos índices de consumo por cabeza por día pueden usarse obteniendo excelentes retornos de inversión (Basurto, 2015).  Esto tendrá que analizarse siempre y cuando la relación del precio entre los granos y la carne sea favorable o también por el deseo de acelerar la semiengorda en un pastoreo y finalizando los animales en corral de engorda.

En los sistemas pastoriles tropicales la duración del crecimiento, desarrollo y engorda de los rumiantes, dependen de la suplementación nutricional y buen balanceo de proteína-energía, sin embargo, la cantidad y calidad de energía que se suplemente definirá el resultado físico y económico del negocio, sabiendo que los pastos en su generalidad son bajos en este nutriente. 

El uso de cereales o energizantes son solo una parte para lograr el mejoramiento de la eficiencia alimenticia del ganado cebú o sus cruzas con razas continentales para alcanzar buenas ganancias de peso en estas latitudes la que combinada con forraje verde de buena calidad, nos permitirán aumentar la carga animal para obtener mejores resultados de producción de carne y leche por hectárea.   Estos resultados se explican por el mejor balance de nutrientes aportado por el suplemento energético de la dieta bajo sistemas de pastoreo en el trópico mexicano.

Con fundamentos clásicos en la fisiología del crecimiento y desarrollo animal es posible modular la calidad del musculo comestible del animal, ya que el producto final es la resultante de saber combinar la interacción genotipo / ambiente, además de la aplicación razonada del manejo, sanidad, administración, nutrición entre otros factores, sin embargo, el genotipo es el substrato de la producción de carne y, su expresión en todo su potencial dependerá en gran medida de un buen balance nutricional.   

Lo anterior significa que lograr pesos vivos al mercado en tamaño, peso y composición de cortes a edad temprana o una juventud fisiológica que significan calidad de carne e.i. terneza, color, sabor, serán indiscutiblemente mediante una alimentación adecuada y rentablemente sostenida.

“En rumiantes, el metabolismo energético es el centro de la transformación del pasto en carne”, con efectos sobre la prioridad de distribución de nutrientes y partición de la energía.

En los sistemas pastoriles, extensivos y bajo condiciones ambientales que afectan la oferta forrajera y el bienestar animal, con aportes energéticos del pasto de bajo nivel nutricional versus las demandas extras del animal para cubrir sus necesidades básicas de  termorregulación, caminata o búsqueda de su forraje, rumia, descanso etc. sin ignorar fenómenos más complejos en la práctica ganadera se traducirán en la prolongación de la engorda y/o la terminación comercial de los animales. En contraste, si se cumplen y a veces rebasarlos rentablemente los requerimientos nutricionales, se obtendrá una mejor terminación del ganado, en menor tiempo y esperando como objetivo lograr mejores ingresos.

En aquellos lugares donde predominan los sistemas pastoriles semi intensificados o intensificados o de precisión se logrará más rápido el retorno de inversión, el cual estriba en la aplicación de tecnologías modernas del manejo pastoril, adicional a un buen uso de 4 ingredientes básicos: forraje, agua y la suplementación del binomio mineral y energizante, son los ingredientes básicos para lograr indiscutiblemente la mejor rentabilidad del ganado en pastoreo en zonas tropicales (Basurto, 2015, 2016).

A su vez para lograr adicionales  ganancias de peso e incrementar el porcentaje de preñez en el hato,  la adición y uso de granos, más ensilajes en pastoreo de precisión, contribuirán en lograr las mejores ganancias de peso a menor costo y con resultados por arriba de la media, adicional de contar con animales más sanos traduciéndose en contar con una empresa ganadera en zonas tropicales más rentable y más duradera. 

Categorías:Salud Animal

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s