Ganadería

Factores que afectan el comportamiento ingestivo en el ganado

En los países de alta productividad los ganaderos han logrado realizar prácticas correctas de manejo de alimentación y sanidad, gracias al entendimiento del comportamiento ingestivo de sus bovinos, y entre otras es gracias a esto que se han dado las mayores producciones por unidad de área (75 % de la carne producida en el mundo).

Por su parte los países en vía de desarrollo no tienen en cuenta lo anteriormente dicho, lo que causa, que cuanto más se aleje el manejo alimenticio de los hábitos normales de los animales, menor es el aprovechamiento del alimento, menor el consumo y mayor desperdicio de éste, afectando de esta manera la expresión del potencial productivo y la rentabilidad de la empresa ganadera.

* Que es el comportamiento ingestivo
El comportamiento ingestivo hace referencia a la secuencia de actividades que realizan los animales en la obtención de nutrientes para su mantenimiento y productividad, estos son principalmente (en los rumiantes) la ingesta, rumia y bebida.

Para estudiar el comportamiento ingestivo de los rumiantes se debe tener en cuenta las siguientes actividades: tiempo de pastoreo, rumia, tasa de bocados, número de estaciones, consumo de alimento, bebida de agua entre otras; además de estas acciones también se incluye el tipo, cantidad y calidad del alimento.

* Factores que afectan el comportamiento ingestivo.
Pereyra y Leiras (1991), reportan que el comportamiento ingestivo es afectado por factores del propio animal, del medio ambiente (clima) y de la calidad y tipo de alimento. Martínez et al. (2002), propone que la mejor aproximación a la estructura física de la ración la representa la medición del tiempo dedicado a comer, rumiar y descansar.

El comportamiento ingestivo de los vacunos es afectado por el la fisiología y anatomía propia de la especie, de este modo los bovinos poseen bocas amplias, y labios superiores rígidos que le permiten llevar una gran cantidad de pasto a la boca, esto hace que el método de aprehensión de pasto sea de pobre selectividad y que ingieran más material tosco al compararlo con caprinos y ovinos (Velásquez, 2003).

Como consecuencia de lo anterior los rumiantes de tamaño grande deben comer más despacio que los de talla pequeña para evitar ingerir pasto seco indeseable, además de esto presentan un rumen mas grande; como resultado, los bovinos de talla grande tendrán que gastar más tiempo pastoreando y no gastar mucho tiempo en seleccionar las plantas más tiernas y verdes.

Los bovinos aprenden qué pueden comer a través de la experiencia, utilizando el tipo de aprendizaje de ensayo y error. En un rebaño bovino los individuos experimentados ejercen gran influencia en la conducta y selección inicial de las áreas de alimentación del hato.

El ganado bovino puede asociar la calidad del alimento con memoria espacial, siendo ésta de dos clases, una de largo plazo (memoria de referencia) y una de corto plazo (memoria de trabajo); la primera le sirve para formar un mapa que representa un mapa forrajero pudiendo recordar lugares y la disponibilidad de alimento por al menos 20 días evitando áreas sobre pastoreadas o sin pasto. La memoria de trabajo es usada para recordar las áreas que se han visitado recientemente, al menos 8 horas atrás.

El pastoreo es una actividad realizada por los herbívoros que consiste en buscar, seleccionar e ingerir forraje y hace parte del comportamiento ingestivo.

Es un sistema de alimentación utilizado en ganado bovino donde se introducen los animales en un área con disponibilidad de forraje para su consumo (Velásquez, 1998). Para mantener un determinado nivel de consumo diario de forraje los animales son capaces de modificar su comportamiento ingestivo.

Ellos tienden a compensar una baja tasa de consumo aumentando el tiempo de pastoreo diario. A pesar de la importancia del tiempo de pastoreo, no están claros los mecanismos que determinan su duración, su periodicidad, su relación con otras actividades y su sensibilidad a los ritmos circadianos.

El problema es más complejo cuando se considera que el tiempo de pastoreo diario es la suma de los turnos de pastoreo, además diferentes factores pueden controlar cada una de las comidas a lo largo de un mismo día, actuando más de un factor a la vez (Galli et al., 1996).

En cuanto a las horas de pastoreo Di Marco y Aello (2002), estimaron tiempos entre 8 y 10 horas/día con moderada tasa de bocados (35-45 bocados por minuto) y diferencias entre vacunos de distinto tamaño; así, los animales adultos tienden a pastorear hasta 70 minutos más por día.

Por su parte, el tiempo máximo de pastoreo en época seca (baja disponibilidad de forraje) en el trópico sudamericano de 13 horas con animales Bos indicus. Aguilar et al. (2002), encontraron en vaquillas Brahmán tiempos de pastoreo entre 8 y 10 horas, siendo mas activo en horas de la mañana que en horas de la tarde.

Existe un marcado predominio de pastoreo al amanecer y al atardecer en comparación con el resto del día. Solfanelli (2002), encontró que los tiempos de pastoreo fueron entre 340 – 400 minutos por día en un periodo total de 770 minutos diurnos evaluados en condiciones de alta disponibilidad de pasto (3000 Kg. de MS/Ha)

Categorías:Ganadería, Productores, Salud Animal

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s